Las marchas llegan a Bruselas y algunos son detenidos a última hora en el parque Elisabeth

Fuente:Walktobrussels

Al filo de las 19 horas han llegado las marchas indignadas al parque Elisabeth de Bruselas tal y como estaba previsto. Cientos de personas esperaban en el parque junto a decenas de medios de comunicación de todo el mundo. El momento álgido se produjo cuando las marchas llegaron por el lado oeste del parque y se fundieron en un abrazo colectivo con los que esperaban.
Tras atender varias entrevistas se inició una asamblea donde el único punto del día era acampar o aceptar la propuesta de dormir en un edificio en desuso cerca del parque, una antigua facultad (KUB). Una mujer uniformada, con un corazón pintado en la mano, habló en representación de la policia en la asamblea y expuso que la acampada era innegociable. Mientras se mantuvo que se podría desarrollar el Agora Bruselas en el parque con toda normalidad, siempre que fuese en horario diurno.
Se discutieron diferentes propuestas, tanto como para quedarse, como para aceptar la invitación de la Universidad. Al final de la asamblea la policía, con escudos y porras, procedió a rodear a los asistentes, momento en que la tensión fue incrementando. Tras rodear totalmente las tiendas, la primera fila de antidisturbios empujó a un grupo de marchantes hasta apartarlos y comenzar a retirar con fuerza una veintena de tiendas.Una vez retiradas del parque todas las tiendas llegaron más policias, autobuses y unidades con perros en lo que se convirtió en un escenario drámatico diseñado por el operativo policial.
Diversas versiones fueron saliendo del comisario de la policia hacia una veintena de marchantes que se mantenían resistiendo sentados donde antes estaban las tiendas. En diez minutos debían desalojar el parque si no serían arrestados. Se inició un diálogo entre los mismos marchantes para decidir si mantenerse o salir del parque.
La policía inició un dialogo con los manifestantes, que estaban ejerciendo una resistencia pasiva. Se ofreció la oportunidad de deponer la actitud sin que hubiera detenciones. Ante la insistencia en permanecer en el lugar se hizo una última oferta de que la mayoría de la gente se fuera al local ofrecido mientras un pequeño grupo se podía quedar sin montar tiendas. Cuando los manifestantes empezaban a aceptar esta posibilidad la policía cerro aún más el cerco. Un policía se acercó para un último dialogo hablando en castellano. Se le preguntó que ley se estaba violando y contestó que era una manifestación ilegal reunirse en grupos de más de 5. Los manifestantes preguntaron que si se agrupaban en grupos de como máximo 5 personas habría algún problema y la respuesta fue que no. En ese momento los manifestantes se levantaron y se abrazaron de 5 en 5 no pudiendo alejarse los grupos por la presión del cerco policial. Los policias reaccionaron sorprendidos y sonrieron desconcertados pero al cabo de varios minutos recibieron la orden de cargar. Mientras se seguía discutiendo entre los marchantes la policia intervino con dureza. Usaron gases para reducir a los sentados pacíficamente y con empujones, porrazos, golpes de escudo e incluso alguna mordedura de perros los fueron llevando a dos autobuses. Se contabilizan entre 30 y 50 retenidos que han sido trasladados a la comisaria de la calle Caserne en el barrio de Etterbeck donde permanecerán 12 horas con cáracter de retención administrativa.
La violencia utilizada contra las marchas pacíficas ha corroborado el acoso y la violencia que ha sembrado el camino por las grandes ciudades el paso de las marchas. París y Bruselas han servido de espejo para el mundo de la represión policial que sigue existiendo por parte de los cuerpos de seguridad contra sus propios contribuyentes.

#marchestobrussels

Designed by WPSHOWER

Powered by WordPress